Acción Verde















El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.


Obtener Adobe Flash Player







“Debemos redefinir el concepto del éxito”: Laura Vélez
  • Mayo 2 - 2

“Debemos redefinir el concepto del éxito”: Laura Vélez

En Colombia, desde hace cuatro años se están conformando una serie de empresas que buscan que su objetivo vaya de la mano con el desarrollo sostenible: las empresas B.

El concepto de empresa B nació en los Estados Unidos y se conoce con el nombre de Sistema B o B Corps (en inglés), el cual busca que los objetivos de los negocios vayan de la mano con la sociedad y el medioambiente. Esto, buscando que la empresa sea rentable, pero generando un impacto positivo en la sociedad.

Dicho en otras palabras, el modelo encuentra un equilibrio entre el crecimiento financiero y el bienestar social. Laura Vélez, directora ejecutiva del Sistema B, en entrevista con El Espectador explica las bondades de esta práctica.

 ¿Qué es Sistema B?

Sistema B es una comunidad global de personas y empresas que creemos que es posible llegar a un modelo de economía en el cual el éxito se mida de acuerdo con el bienestar de las personas y la naturaleza. Nacimos en el año 2002 y hoy en día son 1.696 empresas B en 50 países.

¿Cuáles son las características de una empresa de este tipo?

Una empresa B, en pocas palabras, busca no solo ser una de las mejores del mundo, sino una para el mundo. Esta diferenciación es clave, porque lo más importante es buscar que seamos útiles para el planeta, no solo para nosotros mismos.

¿Qué se necesita para ser una empresa B?

Debe cumplir lo que en Sistema B llamamos “la triple cuenta”, en la que lo económico, lo social y lo ambiental son igual de importantes para la organización. Para eso, es importante definir o redefinir el propósito de la empresa, que quede legalmente claro para todos los accionistas que el objetivo, más allá del buen desempeño financiero, debe ser acorde con el desempeño social y ambiental.

¿Cuáles son los beneficios de ser una empresa B?

Uno de los más importantes es la coherencia entre los objetivos de los accionistas en términos sociales y ambientales y las decisiones económicas del negocio, pues, por otro lado, hay organizaciones que sienten que no están logrando sus objetivos en el plano ambiental porque interfieren en su negocio.

El segundo beneficio es sentirse parte de un nuevo paradigma económico en el que muchos actores alrededor del mundo están redefiniendo el significado del éxito.

¿Hace cuánto Sistema B está en Colombia?

Sistema B llegó a Colombia en el año 2012 de la mano de María Emilia Correa y Claudia Martínez, ex viceministra de Medio Ambiente, junto con el esfuerzo de las primeras empresas B, como Acción Verde y Portafolio Verde.

¿Cómo ha sido el crecimiento del proyecto en estos cuatro años?

Ha crecido muy bien, pues hemos generado conciencia y entendimiento del concepto entre consumidores y empresarios que saben que hay nuevas formas de hacer negocios. Cuando llegamos en 2012, las empresas estaban concentradas en Bogotá y Medellín, pero hoy contamos con 40 empresas B distribuidas por todo el país, que están haciendo cosas muy interesantes.

Cuéntenos un poco acerca de estas empresas…

Como lo dije anteriormente, en Sistema B contamos con empresas muy diferentes. Por ejemplo, la empresa colombiana María Panela lleva dos años produciendo una bebida energética que dinamiza las dos fuentes de empleo agro en Colombia, la panela y el café. Otra muy interesante es La 25, una empresa que busca abstraerse de los problemas estructurales del fútbol y formar jugadores de buena calidad pero también excelentes seres humanos. La última que recuerdo ahorita es Natura Cosméticos, que produce productos de belleza orgánicos y que tiene un concepto muy amplio de sostenibilidad, pues todos sus procesos, como la recolección, producción y distribución, cumplen con unos parámetros ambientales estrictos.

¿Por qué es importante fomentar este tipo de organizaciones?

Las empresas B son importantes porque desde la raíz de la organización se está generando el cambio. Creemos que tenemos que redefinir varios de los conceptos que tenemos arraigados, por ejemplo el del éxito. Es importante que las empresas, cada vez más, comprendan que el medioambiente y la sociedad no son un obstáculo para sus objetivos.

Más información aquí: El Espectador

Fecha: 21 de abril de 2016

Leave us a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *